Si nuestra vida es un relato, seamos creativos.

 

¿Qué voy a hacer después de la cuarentena? La pregunta del millón. Tal vez debería tener un plan, o varios, pero no los tengo. “Yo, lo primero que voy a hacer, es salir con mis amigos al bar”; “Irme de viaje”; “Visitar a mi abuela”; etc.

Son muchos los planes que hemos cancelado, muchas las cosas que cambiarán, pero en estos días de tormenta (psicológica y meteorológica), me resulta muy difícil ver con claridad.

Ahora quiero cosas pequeñas: un poco de sol y sacar fotos. Y cosas más grandes: saber qué será de mi futuro, ¿tendré trabajo? ¿Podré hacer el viaje que hemos tenido que cancelar? ¿Tendré vacaciones?

Sin embargo, estos días me han dado otras oportunidades, como la de leer más, dibujar, aprender alguna cosa que tenía pendiente, o simplemente la de pensar con un poco más de calma. Miro por la ventana y me imagino otros mundos, otras historias a través de la cortina de lluvia que nos asola.

 

 

Entre otras cosas he dibujado esta ilustración: el mundo desde nuestras ventanas. Tal vez la cuarentena no nos afecta a todos igual en muchos aspectos, pero todos hemos visto limitada nuestra libertad de movimiento, y eso es un gran cambio. En mi caso, el dibujo me ayuda a liberar de forma gráfica la sensación de confinamiento. ¿Qué haces tú?

 

40 Days of Dating. An experiment.

Timothy Goodman & Jessica Walsh, dos amigos y diseñadores en Nueva York deciden embarcarse en un experimento: salir juntos durante 40 días para intentar corregir sus malos hábitos en las relaciones.

El libro, además de ser un diario exhaustivo del experimento y otras reflexiones y experiencias, está lleno de material gráfico de diversos diseñadores. La edición es muy curiosa por la mezcla de texto corrido e ilustraciones (normalmente con diferentes muestras de caligrafía). Además, durante los 40 días que duró el experimento rellenaron un diario con datos generales y detalles de cada uno de sus encuentros. Esta información se complementa con fotografías, capturas de conversaciones, imágenes de anotaciones y demás material maquetado originalmente en el cuerpo del volumen.

Aún no lo he leído por completo y la verdad es que voy saltando un poco de aquí para allá, normalmente atraída por alguna imagen particularmente llamativa. En cualquier caso, en muchos aspectos me está pareciendo un libro interesante, especialmente desde el punto de vista del diseño editorial.

Si, como indica el libro, son 40 días los necesarios para cambiar un hábito, ¿conseguirá esta cuarentena que cambiemos radicalmente nuestra forma de vida?

 

Un libro.

El pasado es un cazador paciente | Laura S. Maquilón

Una cita.

“No podemos cambiar la realidad, cambiemos los ojos con los que vemos la realidad” | N. Kazantzakis