Con sólo cinco palabras, la autora revolucionó mi mente: ¿Qué buscar en éstas páginas?

 

Este mes he tenido la suerte de viajar mucho, así que tengo algunas cosas interesantes que contar. En Madrid fui a visitar la exposición del Thyssen, Los impresionistas y la fotografía, que puede verse hasta finales de enero. Si no habéis podido ir todavía, os la recomiendo, merece la pena. La exposición, como indica su nombre, contiene una colección de cuadros impresionistas y fotografías organizada en nueve salas por temas. Para mí, lo más interesante es precisamente la similitud entre ambas técnicas. Tanto las escenas impresionistas como las fotografías intentan capturar un momento efímero, una sensación, una impresión. Se establece un diálogo entre ambas especialidades artísticas que intercambian influencias para enriquecerse mutuamente.

En la última sala, el archivo, la relación entre ambas técnicas se hace aún más relevante en las fotografías realizadas por Anatole-Louis Godet de los cuadros de Manet, por encargo del propio pintor. Según parece Manet utilizaba esas fotografías para catalogar sus obras y para experimentar con nuevos formatos: sobre la imagen sin color pintaba con diferentes tonalidades creando variantes del mismo trabajo desde una aproximación innovadora.

Una de las salas que más me gustaron fue la de los monumentos, en ella pueden verse una serie de fotografías realizadas para la Comisión de Monumentos Históricos del gobierno imperial con el objetivo de inventariar los monumentos de Francia. Las espectaculares imágenes de Notre Dame resultan particularmente interesantes hoy en día, tras el incendio sufrido en abril de este año. A finales del siglo XIX y principios del XX se realizaron catálogos de monumentos en muchos países, que intentaban preservar y controlar el estado de las que consideraban sus obras más importantes. En España el concepto de monumento fue cambiando durante estos dos siglos para recoger cada vez más obras. Hubo proyectos fallidos inicialmente y el Catálogo de Monumentos sufrió continuas modificaciones en su largo proceso de elaboración. Las fotografías realizadas para dicho documento son testimonio del esfuerzo de muchas generaciones por proteger nuestra cultura.

 

Otra de las novedades de noviembre es que he comprado una nueva cámara instantánea: la Instax mini 90 neo classic de Fujifilm. Me he decidido por este modelo por varios motivos: su reducido tamaño (que la hace muy práctica para viajar), que utiliza la película fotográfica Fujifilm mini (que es más económica que la square y además tiene muchos acabados, incluido papel en blanco y negro) y, por último, que es la cámara analógica más completa de la gama mini de Fujifilm. Entre sus posibilidades, lo que más me gusta es que permite combinar los modos de fotografía con otros ajustes como el tiempo de exposición, el modo de flash (puede desactivarse completamente en la mayoría de los casos) o el temporizador. Tiene tres distancias de enfoque: macro (30-60cm), normal (60cm-3m) y paisaje (3m-∞), lo que cubre prácticamente la totalidad de las situaciones, aunque aún no he probado el modo macro en condiciones. Además cuenta con un modo de larga exposición, bulb, que permite dejar el obturador abierto hasta 10 segundos, con lo que se pueden obtener resultados muy interesantes de noche. Os mostraré algunos ejemplos más adelante, de momento os dejo esta ilustración que he hecho de la cámara. Además, si queréis informaros más sobre éste y otros modelos, os recomiendo el canal de youtube Photography Concentrate.

mini 90

A finales de año suelo trabajar en ilustraciones navideñas de La Bañeza para felicitar estas fiestas con escenas locales. De las cuatro postales nuevas de este año, la que más me ilusiona es la del típico ramo leonés. Este ornamento navideño tradicional es de origen precristiano. Durante la época del solsticio de invierno se adornaba una rama con telas y piedras pintadas, como símbolo de fertilidad y preludio de la primavera. La tradición cristiana lo asimiló a través de las pastorales, unos autos de navidad celebrados en los atrios de las iglesias, y posteriormente se introdujo en los hogares.  Actualmente se ha recuperado este símbolo que consta de un armazón de madera generalmente triangular de tamaño variable del que se cuelgan ofrendas (esto se conoce como vestir el ramo). En la base normalmente se añaden cestas con nueces o castañas. Generalmente se colocan doce velas que representan los doce meses del año. El ramo más antiguo que se conserva se encuentra precisamente en La Bañeza, en el Museo de las Alhajas, y data de 1882.

Para esta ilustración he tomado algunas licencias de carácter compositivo, como las estrellas colgando o el número de velas, pero la idea del ramo es la misma.

Bibliomanías.

Bibliomanías (la coedición entre Pepitas y The Wild Detectives, ilustrada por Laura Pacheco) es un compendio de situaciones generalmente familiares para todo tipo de lectores, empedernidos o no. Es una lectura para amantes de la lectura; se lee (ojea o relee) en un suspiro y siempre resulta divertido. Casi con total seguridad te sentirás identificado con alguna de las situaciones, y es que la literatura puede tener un efecto fascinante. Estas viñetas consiguen que una no se sienta sola en su pasión por los libros. Me encanta.

Me gustaría destacar tres escenas (para cuando lo leáis):

  1. En la eterna batalla entre el tiempo y la lectura siempre hay daños colaterales (página 35). En ella se ve a una niña leyendo en la cama mientras sus padres le piden que apague la luz y se vaya a dormir. Para que no la descubran pone un muñeco tapando la lámpara, lo que acaba inevitablemente en el muñeco en llamas. Aquí veo a mi versión adolescente, que no llegó a quemar nada pero sí tuvo que ingeniárselas de formas similares para leer cinco minutos más (y llegó tarde a muchos sitios).
  2. Los libros también cuentan tu propia historia (página 49). Me encanta abrir un libro al azar y descubrir pequeños fragmentos de mi historia olvidados entre sus páginas, ya sea un billete de bus, una entrada de cine, o un papelito con pensamientos.
  3. Que nadie te diga qué leer ni como hacerlo (página 78). No hay mucho más que decir aquí, lee lo que te apetezca en el formato que te apetezca, pero lee.

 

Un libro.

Mr. Penumbra’s 24-hour bookstore | Robin Sloan

Una cita.

“Siempre me sorprendo. Sólo por eso la vida merece la pena.” | Oscar Wilde